Beyond Line
Estás leyendo

La luz en la fotografía de retrato

4
Living Around, Número 10, Van Gogh's ear

La luz en la fotografía de retrato

Cuál es la importancia de a luz en una fotografía y de qué forma puedes utilizarla para crear estilos totalmente distintos únicamente cambiando la iluminación.

Como es bien sabido, la luz es la materia prima de la técnica fotográfica. Si nos basamos en la raíz etimológica, podemos encontrar que categóricamente la palabra “fotografía” (del griego phos = luz y graf = escribir/dibujar) significa escribir con luz.

Sin una fuente de luz simplemente no puede existir una fotografía, por lo que resulta imprescindible conocer sus características y cualidades para obtener los resultados deseados en un retrato y básicamente en cualquier tipo de fotografía; como afirma la icónica frase de George Eastman, creador del rollo de película y fundador de la Kodak Company,  “La luz hace a la fotografía. Abraza la luz. Admírala, Ámala. Pero sobre todo, conoce la luz. Conócela al máximo y sabrás la clave de la fotografía” 

ILUMINACIÓN PARA RETRATO EN EXTERIOR

fotografía beyond line interlomas

Si deseamos tomar una fotografía de retrato con luz de día, el Sol, en la mayoría de los casos, actuará como nuestra fuente lumínica principal. Por este motivo debemos tener en consideración distintos factores para una correcta exposición: conocer la naturaleza y calidad de la luz (en qué horario la luz es más suave o difusa, en qué otro la luz es más dura); cómo se comporta la luz en las diversas condiciones meteorológicas, ver el ángulo o posición del astro para iluminar a nuestro sujeto de determinada manera y así evitar sombras que se vean poco naturales, etc.

De igual manera,  el estudio de la reflexión especular (cuando la luz se refleja en un ángulo igual al de incidencia al reflejarse sobre una superficie lisa y brillante) y el de la reflexión difusa (tan sólo refleja parte de la luz en distintas direcciones al incidir en una superficie que no es lisa ni brillante) nos llevará a elegir los modificadores adecuados dependiendo del fin y de lo que queramos expresar con la fotografía.

Otro punto asociado a la luz es la temperatura del color, cuya comprensión nos será útil en diferentes ambientes e incluso la podemos aprovechar para transmitir emociones y sensaciones a través de nuestra obra.

En este tipo de fotografía hay algunas circunstancias vinculadas directamente a la luz cuya manipulación no está en nuestras manos, pero simplemente el estudiarlas y analizarlas nos facilitará lograr el retrato que imaginamos.

ILUMINACIÓN PARA RETRATO DE ESTUDIO

Por otra parte, cuando hablamos de iluminación en fotografía de estudio, el comprender los atributos de la luz para lograr resultados óptimos es igualmente imprescindible. A diferencia de la fotografía en exterior, podemos decir que en un estudio fotográfico tenemos un ambiente más controlado. Podemos nivelar la potencia de los flashes, hacer uso de luces continuas, colocar las fuentes en la posición y ángulo que sean de nuestro agrado, emplear iluminación de relleno y de contras, iluminar fondos, utilizar los difusores que nos parezcan más idóneos, además de incluir elementos escenográficos que originen una buena composición.

El aprendizaje de conceptos como la transmisión de la luz, (fenómeno por el cual la luz puede atravesar objetos no opacos), es de suma importancia para adquirir más herramientas a la hora de desarrollar el proceso creativo de una fotografía. Por ejemplo, el uso de geles o filtros de colores, mismos que pertenecen al tipo de transmisión selectiva (ciertos materiales como plásticos o gelatinas dejan pasar algunas longitudes de onda y otras son absorbidas) son comúnmente empleados en la fotografía de estudio, lo que permite darle originalidad e ingenio a los retratos.

fotografía beyond line interlomas

Otra cuestión que, al hablar de la iluminación en estudio es casi imposible no mencionar, es la influencia del lenguaje pictórico sobre ésta; sin dejar de lado, de igual manera, la incidencia en el terreno compositivo.

“<Yo soy>, dice la luz. Sin predicado alguno. Es la pura existencia: el acto de existir en que todo se apoya; la fuente de vida que asume todo origen”. Con estas líneas, el escritor español Antonio Gala abría su texto La monarquía de la luz, el cual funge como prólogo de una obra que expone la relevancia de la luz en el arte pictórico. Nada más cierto y completamente aplicable a la fotografía.  

Uno de los periodos de la pintura que podemos decir tienen un mayor influjo en la iluminación fotográfica es, sin lugar a duda, el Barroco; etapa comprendida mayormente en el siglo XVII donde se destaca el juego magistral de las luces y sombras, así como el dramatismo de los claroscuros, sólo por mencionar algunos aspectos ligados al tema que nos atañe.

Algunos de los más representativos exponentes de este movimiento fueron el italiano Caravaggio, así como los neerlandeses Vermeer y Rembrandt, entre muchos otros. A raíz de la técnica empleada por este último, se nombra a uno de los esquemas de iluminación básicos más utilizados en la fotografía. Este consiste en situar la fuente de luz principal a 45 grados de nuestro modelo y a una altura ligeramente por encima de los ojos, lo que provocará que se ilumine la mitad del rostro y en la otra mitad se formará un triángulo de luz invertido justo debajo del ojo. Este triángulo es resultado de la sombra proyectada por la nariz, y se le conoce como el triángulo de Rembrandt (característica recurrente en sus pinturas).

Una variación de este esquema es el llamado Broad Light, en el cual el rostro de la persona a retratar se gira 45 grados en relación a la cámara, añadiendo una dosis extra de dramatismo y/o misterio a la escena.

No resulta para nada insignificante decir que el estudio y análisis de las obras de los grandes maestros en este tópico, en cualquiera de las expresiones artísticas y periodos históricos, nos permitirá abordar la luz desde las perspectivas más diversas; sólo así podremos ver “la pintura completa”.

En la iluminación de fotografía de retrato abundan posibilidades inconmensurables. Existen tantos esquemas de iluminación como nos podamos imaginar, de diferentes complejidades, con una o varias fuentes de luz, unos clásicos y otros innovadores.

Una buena fotografía está directamente asociada a un buen conocimiento de la luz, el elemento fundamental de la técnica fotográfica. La luz lo es todo en la fotografía, es la esencia. Sin luz no hay vida; sin luz no hay sombras.

Follow @ Instagram