Beyond Line
Estás leyendo

¿Cómo podemos ser más elegantes?

0
Beyondline_Look at me.
Living Around, Look at me, Número 5

¿Cómo podemos ser más elegantes?

La elegancia es saber vestir correctamente para cada ocasión con prudencia y discreción.

El buen gusto es uno de los conceptos más subjetivos que existen cuando se habla de moda e imagen. Está asociado a un conjunto de normas sociales y valores culturales de cada uno de los territorios geográficos donde nos movemos. Por ejemplo, lo que es de buen gusto en la ciudad, no necesariamente lo es en un pueblo más pequeño del mismo país.

Cuando nos movemos de nación, el cambio puede ser significativo. El buen gusto no significa estar a moda, tampoco significa tener estilo. Tener buen gusto significa elegir correctamente para cada ocasión, con prudencia y discreción. Definitivamente el buen gusto viene totalmente atado a la aceptación social mayoritaria.

LA ELEGANCIA

La elegancia es saber estar. Es vestir correctamente para cada ocasión, es innata pero hay tres cosas que se pueden considerar si queremos ser elegantes: simplicidad, pulcritud y buen gusto. No se compran, se aprenden.

La elegancia es lo más parecido a un lenguaje universal del estilo. Un ejemplo de una persona elegante universalmente es la diseñadora Carolina Herrera, siempre con sus camisas blancas perfectamente planchadas, sus impecables pantalones negros y sus discretas perlas. Ella no está a la moda, pero tiene buen gusto y es muy elegante.

La persona es la que hace a la ropa y no la ropa a la persona.  Decía el diseñador Karl Lagerfeld que habían campesinas mucho más elegantes que mujeres de la ciudad que pretendían serlo.

Ser elegante implica ser sencillo y simple, pero con mucha clase y sofisticación. Aquí algunas recomendaciones para tomar en cuenta:

Beyondline_Look-at-me2

Un ejemplo de una persona elegante universalmente es la diseñadora Carolina Herrera, siempre con sus camisas blancas perfectamente planchadas, sus impecables pantalones negros y sus discretas perlas

1.- Menos es más. Mantenlo lo más simple posible, si te ves en el espejo y sientes que algo no está bien quítate un accesorio, lo más probable es que esté sobrando. Nunca verás a Carolina Herrera con 3 pulseras, un collar recargado y unos zarcillos largos.

2.- Olvídate un poco de los brillos, de los colores estridentes y los estampados grande. Los brillos son solo para la noche, lo colores muy fuertes para la playa y los estampado para ser elegantes deben ser pequeños e ir combinados con una prenda neutra, por ejemplo un pantalón negro

3. No debes estar ni muy vestido, ni poco vestido. Saber estar es el secreto de la elegancia.

4. No existen prendas prohibida, pero debemos saber llevar cada una de ellas. Las prendas simples son más fáciles de llevar. Por ejemplo: una camisa blanca es sinónimo de elegancia.

Follow @ Instagram

Síguenos