Beyond Line
Estás leyendo

EuroTrip Europa Central

0
BEYOND LINE ESPOSOS POR EL MUNDO
Inside the trip, Living Around, Número 6

EuroTrip Europa Central

Dos viajeros, 3 mochilas, 36 días de viaje, 11 países, 15 viajes en autobús, muchas estaciones de metro y sabrá Dios, cuántas cervezas nos habremos tomado.

Siempre nos gusta viajar en otoño, pero este viaje decidimos hacerlo en primavera, y comenzamos en la increíble ciudad de Madrid con nuestra ya acostumbrada visita al parque El Retiro. Al día siguiente, tomamos un avión en una aerolínea de bajo costo hacia la capital Danesa, para iniciar un circuito que nos llevaría hasta Ámsterdam y de allí retornar a casa.

Dinamarca ha sido el único país nórdico que por ahora hemos visitado y nos encantó con sus bicicletas, palacios, cultura, calles y parques y por supuesto el Distrito Libre de Christiania que no podía faltar en nuestro recorrido.

Nuestra siguiente parada fue Berlín dónde nos dejamos absorber por su historia, sobre todo de la Segunda Guerra Mundial y La Guerra Fría. De allí pasamos a la encantadora ciudad de Praga, que con su reloj astronómico, su callejón del oro, sus plazas y su barrio judío y cómo no, la Catedral de San Vito; nos envolvió. Praga es una ciudad para todos, con actividades para todos los gustos, definitivamente es un imperdible en Europa.

La siguiente parada fue Cracovia, esta ciudad polaca nos sorprendió, pues está cargada fuertemente de historia, memoria y grandes personalidades como el Papa Juan Pablo II y Oskar Schindler. De allí, visitamos el campo de concentración Auswichtz; cuya tragedia nos conmovió y nos llenó de conciencia y esperanza hacia el futuro.

Seguimos hacia la ciudad de Budapest, capital Húngara. Donde un paseo en el Danubio, un almuerzo en la plaza de mercado y una visita al bastión de los pescadores son nuestras mayores recomendaciones en esta ciudad vibrante y cargada de historia.

La pequeña y muchas veces ignorada Bratislava, fue una parada sorpresiva y gratificante; su encantador centro histórico y el castillo que la corona, valen bien la pena ser conocidos.

Viena, capital del extinto imperio austro-húngaro, nos regaló 3 días de cultura, música, arquitectura sin igual y nuestra amada ópera; donde tuvimos la fortuna de ver en vivo al grandioso Plácido Domingo. Además de visitar el imponente palacio de Schönbrunn. De allí partimos hacia Salzburgo; cuna de Mozart, sede de grabación de The Sound of Music, y casa del colosal castillo de Salzburgo.

Eurotrip-esposos-por-el-mundo

Seguimos el recorrido hacia Múnich, ciudad donde cada mundo cuenta las leyendas de la ascensión Nazi al poder y donde el modernismo llega a cambiar la historia con sus estadios, concesionarios, parques y museos, además desde esta ciudad, tomamos tren a los alpes y conocer el castillo del Rey Loco.

Nos dirigimos luego, hacia la famosa Suiza; llegamos en primer lugar a Lucerna ciudad medieval y encantadora con puentes y murallas y sobre todo, uno de los ascensos más hermosos a los alpes, en el Cerro Pilatus. Luego visitamos Zúrich, donde vivimos momentos de la clásica tranquilidad Suiza.

Seguimos nuestro recorrido, hasta llegar a Luxemburgo. Allí vivimos la cotidianidad influenciada por los franceses. Es maravilloso ver cómo cambia la dinámica de ciudad entre lugares y cómo cada nueva ciudad es una experiencia completamente asombrosa y enriquecedora.

Una parada obligatoria en este recorrido, era Bélgica. Nuestra siguiente estación fue su capital, Bruselas. Allí disfrutamos de su maravillosa gastronomía y vimos el atardecer, en la plaza central, una de las más hermosas de Europa, comparada también con la plaza de Brujas, que fue el siguiente lugar al que llegamos. Allí disfrutamos de su cerveza, patatas, waffles, chocolate y mejillones, y tomamos hermosas postales en sus canales, molinos y torres y como somos amantes de los museos, recorrimos todos los que pudimos. ¿Nuestro favorito? ¡Historium! Un museo medieval que cuenta la historia de Brujas. Qué va, no la cuentan, la vives.

Por último, visitamos la ciudad de Ámsterdam, que por la época, nos recibió inundada de tulipanes de colores, y personas felices por la llegada del cálido clima. La alegría se sentía en el aire. Y aunque muchos van por sus Coffee Shops o por su distrito  rojo, hay que mirar más allá para conocer su verdadera esencia.

El viejo continente tendrá mucho por contarnos siempre a los Americanos. Que rodeados de naturaleza y modernidad, nos enamoramos completamente al llegar allí y sentirnos como en una película.

Es un continente para aprender de historia, de arte, de cultura y de gastronomía. Hay ciudades para todos los gustos, con todos los tipos de planes. Lo que sí es seguro, es que nos enamorará a todos; porque en la variedad está el verdadero placer.

Nos despedimos de Europa luego de 36 días de viaje, esperando volver pronto, para poder seguir llenando nuestras mochilas con sus banderas y nuestras vidas con sus memorias.

Follow @ Instagram

Síguenos