Beyond Line
Estás leyendo

Parménides García Saldaña: De psiconautas, literatura de onda y rock ‘n’ roll

0
Van Gogh's ear beyond line interlomas
Living Around, Número 9, Van Gogh's ear

Parménides García Saldaña: De psiconautas, literatura de onda y rock ‘n’ roll

De no haber sido consumido por su propia locura, el escritor de culto Parménides García Saldaña (1944-1985) cumpliría este 2020 76 años de edad como uno de los pilares fundamentales de la “Literatura de la onda”.

“El rey criollo, medianamente, soy yo”, escribió en 1970 el siempre disruptivo Parménides García Saldaña (1944-1982) en su clásico El rey criollo, compilación de relatos que exhiben, aún a 50 años después, una literatura fresca, irreverente y visceral marcada por la rebeldía generacional de los 60’s, las drogas, el alcohol y la vorágine exasperante que representaba la sociedad conservadora del México de aquellos años. De no haber muerto consumido por su propia locura, Parménides cumpliría este febrero 76 años.

Originario de Orizaba, Veracruz, Parménides García Saldaña, o Parme como le decían sus más allegados, rompió los esquemas que dictaban los cánones sociales de la época. Su rebeldía y actitud contestataria no fue del todo entendida por su padres, quienes lo enviaron a la Tulane University en Baton Rouge, Louisiana, donde experimentó de primera mano la marginación contracultural que comenzaba poco a poco a tomar el mainstream en los Estados Unidos; una vez de regreso, el joven autor ingresó a la Escuela de Economía (hoy Facultad) de la Universidad Nacional Autónoma de México, educación que dejó posteriormente para dedicarse de lleno a la creación literaria, salir con sus compas y, por supuesto, leer.

Al respecto, el también mítico escritor, periodista e íntimo amigo de Parme,  José Agustín escribió en en su libro La contracultura en México (1996): “Desde niño, Parménides se abrió a sus dos grandes pasiones: el rock y la literatura. El rocanrol, como a muchos chavos de clase media, conmocionó a Parménides, quien vivió hasta el fondo los conflictos de la llamada brecha generacional; sus padres no entendían el ruidoso gusto por el rock ni la rebeldía de su hijo, quien además frecuentaba a los chavos más gruesos del rumbo”.

Y agrega : “La literatura, por su parte, fue alimento sagrado para el Par, quien se volvió fan de Scott Fitzgerald, Hemingway, Mailer y Salinger, pero en especial de Ginsberg, Kerouac y Burroughs. La rebeldía de los beatniks se combinó con el interés que Parménides tenía por el marxismo, el cual había heredado de su padre, quien en su juventud se inclinó por las luchas sociales”.

Parménides García Beyoond Line Interlomas

Parme se hizo amigo del crítico literario Emmanuel Carballo, quien leyó sus textos y le dio consejos, a partir de los cuales nacería su libro de relatos El rey criollo (1970), sin embargo, el editor Rafael Giménez Siles y el propio Carballo materializaron la Editorial Diógenes, y con ella, un concurso literario para el cual Parménides creó ex profeso la catártica y loquísima novela Pasto Verde (1968), aunque sin ganar, el texto provocó un inusitado interés en su prosa y desenfadada actitud, es así como Carballo decidió publicar la serie de cuentos que conformarían El rey criollo.

Más tarde llegarían títulos como En la ruta de La Onda (1974), radiografía de la juventud de aquellos años, su manera de vivir, de drogarse y escuchar música, así como Mediodía (1975) poemario escrito para la generaciones nacidas en el rock and roll.

Como pilar fundamental de la “Literatura de la Onda”, denominada así por la escritora y académica Margo Glantz, junto al propio José Agustín y Gustavo Sáenz, a Par le gustaba experimentar con las drogas y el alcohol, hábitos que marcaron su mito llevándolo a ser recluido por sus padres en distintas ocasiones en clínicas psiquiátricas. Debido a sus ataques de ira, donde además de destruir pertenecías personales intentó agredir físicamente a su madre, pasó un tiempo en prisión a finales de los 70’s.

El 19 de septiembre de 1982 Par murió en soledad a causa de una pulmonía, según autopsia y testigos. Su estado de salud se fue deteriorando por voluntad propia. De acuerdo con una serie de textos publicados en la época por el periódico Excélsior, Par dejó esta vida terrenal enfermo y escribiendo en un cuarto de la colonia Polanco que sus padres le habían comprado debido a la dificultad para tratar con él.

“Parménides era perfectamente consciente de su valor y de su naturaleza contracultural. Fue una lástima que la locura se tragara a Parménides García Saldaña, pues habría sido fascinante ver cómo desarrollaba su propio mito. Parménides sabía que el rey criollo, ahí nomás, no fue Elvis sino él mismo porque él era Elvis Presley y varios más”, sentenció José Agustín.

Tras su partida, se publicó de manera póstuma En algún lugar del rock (el callejón del Blues) (1993). A la fecha, aún existen diversos artículos periodísticos sin recopilar de El rey de la Onda.

Follow @ Instagram

Síguenos